Cómo limpiar los azulejos

consejos limpieza azulejos

Recomendaciones para limpiar fácilmente los azulejos del baño

Si eres indeciso y ya de por sí te ha costado elegir correctamente los azulejos adecuados para tu baño, más aún es conocer su mantenimiento, es decir, cómo proceder a limpiarlos de una manera eficaz para mantener de este modo un aspecto limpio y fresco.

¿Quieres conocer los secretos para mantener tus azulejos como nuevos? En ‘Empresa de Limpieza Getafe’ vamos a facilitarte unos consejos utiles, sencillos y económicos para que la limpieza de los azulejos no sea nunca más un problema para tí.

Desengrasar de forma correcta

Antes de ponerte a limpiar es importante desengrasar bien los azulejos ya que, aunque no te des cuenta o simplemente no se aprecie, el uso continuado de productos corporales, jabones para el cuerpo y demás lociones suele generar una fina y casi imperceptible capa de grasa.

Para eliminarla, nos bastará con medio litro de agua con dos cucharadas de amoniaco y una esponja. Aplícalo una vez tenga el mejunje listo sobre toda la superficie. No te preocupes, esta solución no dañará los azulejos, así que no es necesario enjuagarlos de forma continuada.

Para finalizar el proceso si que es recomendable secarlos con un trapo limpio. Para ello, no olvides usar guantes de goma y así evitar dañar tu piel debido al uso de productos químicos. Y sobre todo no te olvides de ventilar la estancia para evitar mareos causados por el fuerte olor.

Evita que la cal pueda acumularse en tus azulejos

Para descalcificarlos, sólo necesitarás poner en un vaso de vinagre medio litro de agua fría junto a una esponja. Aplica esta mezcla por toda el área afectada y simplemente déjala actuar durante aproximadamente unos 5 minutos. Una vez finalizado este tiempo de espera, clara los azulejos con un trapo húmedo y, para rematar, sécalos con uno limpio. También puedes valerte de otras formas o remedios como pueden ser:

  • Mezclar en un cazo o barreño un puñado de sal y medio vaso de vinagre de vino. Caliéntalo hasta que observes que la sal se ha diluido y con la ayuda de un estropajo ya puedes fregar los azulejos.
  • Otro remedio casero efectivo es la mezcla de media taza de polvo de hornear o entre otros bicarbonato de sodio, con un cuarto de taza de vinagre blanco y para rebajar seis tazas de agua. Prueba y verás rápidamente los resultados.

Dar cera, pulir cera. Saca a relucir el brillo de tus azulejos

Si lo que quieres es recuperar el brillo de antaño de tus azulejos, hay un truco infalible. Utiliza para ello un papel de periódico humedecido en agua más un chorro de amoniaco y frota todas las superficies. Aunque parezca mentira la textura áspera de las hojas de periódico te ayudará con la tarea de eliminar la suciedad incrustada. Una vez enjuagados tras esta solución verás como recuperarán el brillo que justo andabas buscando.

Las juntas

Quizás es el punto más problemático a la hora de limpiar: las juntas ennegrecidas. Para acabar con ellas debes mezcla agua caliente con jabón graso y aplícalo de forma directa entre las baldosas. Posteriormente frota con un cepillo de dientes viejo hasta que observes que se va eliminando toda la suciedad. Si ves que esto no te es suficiente, siempre puedes hacerte de un lapicero blanqueador en cualquier ferretería.

Más información